El Proyecto


uno es diabético para toda la vida

No sé a ti, pero a mí sinceramente era lo que más me acojonaba: pensar que mi vida había cambiado para siempre.

Vivir acompañado de un glucómetro, ponerme cuatro inyecciones diarias, hacer deporte preocupado por las hipoglucemias, pesar todo lo que como, decir que no al segundo gin-tonic, contabilizar raciones de carbohidratos o cambiar el croissant plancha con mermelada por dos yogures desnatados y un té.

Puede que te acaben de decir que eres diabético y puede que también te dé vértigo pensar que tu vida ha cambiado para siempre.
Y por eso nació este proyecto. Para intentar convencerte de que, aunque la diabetes cambiará tu vida, no tiene por qué cambiar tu forma de vivirla.

¡Espero que te sirva!

Este proyecto trata de subir el ánimo a quienes se acaban de enterar que son diabéticos. Si tú también lo eres y quieres colaborar, escríbenos contando aquello que pueda ayudar y lo publicaremos en el blog. ¡Gracias!

Contacta con nosotros

Gracias


así, ser diabético es más sencillo

En este primer año de diabético ha habido momentos realmente buenos. Es más, gracias a la diabetes he hecho cosas que en mi vida hubiera imaginado, como correr media maratón o terminar un triatlón. Pero también ha habido momentos duros y he tenido la gran suerte de sentirme muy acompañado.

Por eso quiero dar las gracias al Dr. Gómez-Iturriaga, por su lado humano y su apoyo en los primeros momentos.
Fue precisamente después de esos primeros momentos cuando me vi sentado en una sala con alguien que me estaba explicando cómo inyectarme insulina, medir la glucosa, tratar hipoglucemias, evitar cuerpos cetónicos… De repente, me di cuenta de que sin darme cuenta, estaba llorando. Y tuve la gran suerte de que Miren Goitia fuera la persona que tenía enfrente. ¡Muchas gracias!
Gracias también al Dr. Vázquez y a la Dra. Bellido, porque consiguen que salga de cada consulta con el modo subidón muy activado.
Y gracias a Yolanda, a Rosa… a todo el equipo de Cruces que, con su forma de ser, hacen del hospital un housepital.

Gracias a Alfonso, a Julián, a María y a Juan, a Goon, a Juan, a Ana y a José, a Belén y a Álvaro. Porque vuestras llamadas, detalles y cariño valen mucho más de lo que os imagináis.
Gracias también a Laura, por sus mensajes, su apoyo y sus consejos de “novel veterana”.

Gracias a mi familia.
A mis padres y especialmente a mis hermanos, por estar tan cerca aun estando lejos.
A la mejor suegra del mundo, por todo y porque me hace mucha gracia cuando trae pasteles para diabéticos.
Y a mis cuñados, porque son lo más parecido a unos hermanos que te puedes encontrar.

Gracias a Miki, por su ilusión y ayuda para que este proyecto sea realidad… y por las risas que nos hemos echado (visitad su web, es un monstruo).
Y aquí ¡gracias de nuevo a la Dra. Bellido (y a la residente que rotaba) por su colaboración en el vídeo!
Gracias a Cristina Presidenta Guezuraga y a Efer por ayudarme a mejorar los textos y esta web,

Cómo no, gracias a mis hijos… sencillamente porque se me cae la baba con ellos. Y porque cuando me da una hipoglucemia y me dicen “Aprovecha, papi, que ahora te puedes comer una chuche”, el azúcar me sube solo.

And last pero por supuesto not least, muchísimas muchísimas gracias a María. Porque peor que tener diabetes es tener que aguantar en casa a un quejica con diabetes. Y, francamente, lo lleva fenomenal.

Si quieres decir algo, no te cortes


¡Hecho! Tu mensaje ha sido enviado.
Error POr favor, verifica que todos los campos están bien rellenados.
Contacta

Si este proyecto te gusta y quieres aportar algo, o si no te gusta y también quieres decir algo; si quieres hacer cualquier apunte, consulta o sugerencia... no dudes en rellenar este formulario, escribirme un mail, o pegarme un toque al móvil.

Me encontrarás en
hola@serdiabetico.es
+34 686 260 390